Codalc

Guerra en Ucrania: Actualización desde Eslovaquia y pedido de oración

“Queridas Hermanas,

Como documento adjunto encontrarán un mensaje de la Hna. Karola Dravecká OP, Priora de las Hermanas Dominicas de la Beata Imelda, Eslovaquia, en el que agradece todo el apoyo que ha recibido por los esfuerzos que ella y sus Hermanas están haciendo para ayudar a los refugiados ucranianos. También ha proporcionado algunas fotos.

Seguimos rezando por nuestras Hermanas, así como por el pueblo ucraniano en su momento de sufrimiento. Y también rezamos por aquellos que infligen tal brutalidad a hombres, mujeres y niños inocentes.

Mientras celebramos la fiesta de Santa Catalina de Siena, que fue una gran pacificadora en su propio período de la historia, rezamos por su intercesión para que se ponga fin a esta guerra sin sentido, y para que tengamos la sabiduría de saber cómo cada una de nosotras puede contribuir más conscientemente a cultivar la paz, justo ahí donde estamos.

En solidaridad con la oración,

Su Hermana,

Margaret Mayce, OP”

 

Carta de Hna. Karola Dravecká OP

“Queridas Hermanas de todo el mundo,

Les escribo en días de gran alegría por el encuentro con Jesucristo muerto y resucitado. Esta alegría no conoce fronteras y se extiende por todo el mundo. Al igual que vuestro amor que nos llegó a Eslovaquia durante la Cuaresma, cuando nos mostraron una gran generosidad y una maravillosa solidaridad. Estos fueron ya destellos de la alegría pascual y signos de la victoria de la humanidad y de la unidad en un tiempo de guerra inhumano y divisivo. Animadas por su ayuda, hemos respondido a varios llamamientos.

Hemos abierto nuestras comunidades en Eslovaquia, en Dunajská Lužná, Košice y Petrovany, y en Ucrania, en Mukachevo, a 37 refugiados procedentes de diferentes ciudades ucranianas, pero especialmente de Kyiv y Kharkiv. Hemos acogido a 21 niños y estudiantes en nuestras escuelas y estamos tratando de proporcionarles todo lo que necesitan. Hemos utilizado los fondos que ustedes nos han proporcionado para crear una clase de ucraniano en el jardín de infancia y para apoyar un curso de eslovaco para extranjeros. Además, gracias a su ayuda, hemos llevado ayuda humanitaria a Mukachevo, no sólo a los refugiados de Transcarpacia, sino también a las zonas donde hay combates.

Nuestras Hermanas se sienten alentadas por el pueblo ucraniano por su fuerza interior. Perciben que, a pesar de haberlo perdido todo, intentan llevar alegría y ocultar sus lágrimas. Son perspicaces para saber dónde se necesita la ayuda. Son humildes y están agradecidos por todo. Excepcional es la historia del viaje de Natalia, que vino de la región de Donetsk, donde se casó y construyó una casa junto a su marido. Sin embargo, en 2014, cuando la guerra empezó a amenazar esa zona, tuvieron que huir de allí con su hija Sofía, de seis años. En la actualidad esa casa está en ruinas. Trajo al mundo a su segundo hijo, Kliment, en Mariupol. Más tarde se instalaron cerca de Kiev, donde compraron un piso con sus ahorros. Desgraciadamente, también tuvieron que dejar éste y no saben si hay un lugar al que puedan volver. A pesar de todo, ella no se rinde y no está llena de odio. Ha empezado a organizar un evento en colaboración con nuestro instituto, en el que piensan presentar la cultura ucraniana, sus costumbres y su comida en Košice, creando un mosaico de «Humanidad sin fronteras». Ella es periodista de profesión y su afición es la cerámica. Es una prueba de que las personas que acuden a nosotros no quieren limitarse a aceptar nuestra ayuda. Necesitan ayuda para dar y mostrar sus valores y su riqueza espiritual.

La Hermana Lýdia, nuestra única Hermana que permaneció en Ucrania, revela en las siguientes líneas, otro testimonio importante, especialmente poderoso para la comunidad de creyentes:

«En la cruz de la salvación – bajo este lema comenzamos el Año de la Santa Cruz en Ucrania el 6 de marzo. Fue diez días después de que comenzara la guerra. La violencia, la muerte, las violaciones, los destrozos y la destrucción, las sirenas que dan la alarma y el peligro y el posterior descenso a los sótanos de la propia casa, el miedo… Estos acontecimientos también nos han afectado aquí en Transcarpacia, aunque no en la misma medida que en el este de Ucrania, ya que aquí todavía no hay combates. Sin embargo, junto con todo el país, hemos tomado la cruz sobre nuestros hombros.

Junto con Jesús hemos comprendido más que nunca lo que significa condenar a los inocentes, a los indefensos y a los débiles. Durante estos 53 días hemos comprendido y nos hemos puesto más en el papel de Simón de Cirene, de la Verónica, de las mujeres lloronas de Jerusalén que ayudaron a llevar la cruz de Jesús en la medida de sus posibilidades. A nuestro alrededor hay mucha pobreza, hay muchas historias espantosas de personas que vienen de Kharkiv, Kyiv, Odessa, Mykolaiv. Es necesario ayudarles, proporcionarles un techo, comida y ropa, enseñar a los niños, y también preparar algún tipo de programa para ellos, ya que las escuelas están cerradas.

 Hemos aprendido y nos hemos identificado mucho más con el sufrimiento de Jesús, pero también hemos sentido y conocido su poder y su amor con el que fue al Gólgota, donde dio su vida por nosotros. También esta noche, durante la Vigilia, ha sonado la sirena, pero el Salmo, leído después de la quinta lectura, ha resonado mucho más fuerte. Sabemos que la muerte de Jesús no es el final. Al contrario. Es un nuevo comienzo.  El misterio de la resurrección de Jesucristo es también nuestra fe en la victoria del Bien sobre el mal; es la fuente de la fuerza, de la alegría, de la luz y del comienzo de una nueva vida».

Queridas Hermanas de Santo Domingo, que la paz que nos trae Cristo Resucitado llene sus corazones y que Él les recompense por todo el bien que han hecho a las personas que sufren el conflicto bélico en Ucrania. Les pedimos sus oraciones para que tengamos la fuerza y la luz del Espíritu Santo para aliviar este dolor.

Con sincera gratitud,

Hna. Karola Dravecká OP”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio