Codalc

Ecuador: Encuentros que dan vida y alimentan el caminar

El 15 de febrero nos reunimos los tres grupos de mujeres y las tres Congregaciones de Hnas. Dominicas, que vivimos en la provincia de Santo Domingo de los Tsáchilas, convocadas por la visita de las Hnas. de la Coordinación de CODALC.

Un compartir lleno de muchas vivencias y significados, al escucharnos valoramos el proceso realizado en cada grupo, los relatos fueron expresión de: gratitud, aprendizajes, dificultades como impulso, descubrimiento de cualidades, compartir, sanar procesos personales, cuidar la tierra, comer sano, del paso de Dios por nuestras vidas.

Religiosas dominicas de Ecuador

Este encuentro tiene como antecedente el siguiente Proyecto: “APOYO PARA REALIZAR HUERTOS FAMILIARES Y CRIANZA DE ANIMALES MENORES” ANTE LA CRECIENTE POBREZA QUE HA GENERADO LA PANDEMIA DE COVID19 EN SANTO DOMINGO – ECUADOR.”

pollitos

Los objetivos de partida fueron:

-Contribuir a mejorar la alimentación de las familias (Soberanía alimentaria)

-Ayudar a la economía doméstica tan deteriorada por la crisis COVID-19.

-Fomentar la organización solidaria con las huertas y la crianza de animales menores.

-Conseguir una producción ecológica a través de las “Huertas Familiares” y “Huertas hermosas y Sabrosas.”

Así como la lluvia y la nieve caen de los cielos, y no vuelven allá, sino que riegan la tierra y la hacen germinar y producir, con lo que dan la semilla para el que siembra y pan para el que come, así también mi palabra, cuando sale de mi boca, no vuelve vacía, sino que hace todo lo que yo quiero, y tiene éxito en todo aquello para lo cual la envié” (Isaías 55, 10-11)

Hermanas Dominicas Pregoneras del Rosario:

 persona con una caja con pollitos

Nuestra actividad fue la crianza de pollos llegando a 20 familias más pobres en este tiempo de pandemia. Cada una de las familias recibió 15 pollos, 10 libras de balanceado y 3 dosis de vacuna.

Hnas. Dominicas de la Inmaculada Concepción de la zona Alta de la Parroquia del Esfuerzo, zona rural, participaron 15 familias. Nosotras organizamos la realización de huertas familiares y para su desarrollo compramos: un tanque, insumos para elaborar los insecticidas, madera, clavos, alambre, guantes, herramientas, semillas y transporte.

Hemos aprendido como abonar la tierra de manera natural, se hizo el semillero, poco a poco fuimos aprendiendo a sembrar y a trasplantar, tener contacto con nuestra tierra, se volvía más emocionante y nos llenaba de alegría, cada día aprendimos algo nuevo, cuidarlo, curar, abonar, cada plantita a tratar con amor y ese fue el resultado de una buena cosecha, aprendimos a alimentarnos mejor, más sano, más saludable, sin químicos, a vivir en comunidad compartiendo. Sabor a esperanza y a gratuidad.

Cuando mi familia recibió los pollitos, tuvimos una salida a la economía, cuando crecieron los vendimos, dinero que nos ayudó para empezar a vender tortas y dulces manabas, nos ha incentivado a continuar en otros pequeños emprendimientos, si nos ha sacado de apuros, por eso agradecemos esta oportunidad y apoyamos para continuar fortaleciendo nuestra pequeña economía y la comunidad. (Familia Zambrano Loor)

mujeres en la huerta

Aprendizajes que nos dejó esta experiencia:

Aprendimos a comer más sano, porque los criamos con maíz, guineo, yuca, evitando consumir pollos que son criados con muchas hormonas, compartir con las demás familias, esto nos ha ayudado a la economía del hogar, consumimos y vendimos. Nos ayudó a desestresarnos y a estar en paz con nosotras, con la naturaleza y nos dio mucha alegría de verlos crecer, escuchar cantar cuando estos ya crecieron. Fortaleció la unión como familias y comunidad, a estar en armonía. Hemos aprendido a ser más sociables, compartir la alegría, intercambiar ideas, aumentaron nuestros sueños de hacer otros proyectos juntas.

Las Hnas. Misioneras Dominicas del Rosario realizamos la actividad de huertas “Hermosas y Sabrosas”, en ella integramos el cultivo de plantas medicinales, flores, frutas, verdura y un mural. En un segundo momento la crianza de pollitos. Además, hemos aprendido hacer jabón de sábila y shampoo con hierbas naturales que producimos en la huerta.

personas en la huerta

Aprendizajes:

-Hemos aprendido junto con las familias a valorar nuestra salud alimentándonos sanamente.

-A utilizar los espacios de nuestras casas para sembrar.

-A desarrollar nuestra espiritualidad conectando nuestra vida con el crecimiento y cuidado de la naturaleza.

-Ha organizarnos y fortalecer la convicción de que juntas vamos más lejos y podemos hacer más cosas.

-Empezar un estilo de vida diferente buscando alternativas saludables de manera comunitaria. Defender la vida, cuidar y embellecer nuestro entorno.

-Socializamos sobre las propiedades de las platas.

-A pesar del aparente fracaso, con la muerte de algunos pollitos, no nos desanimamos, y después de experimentar miedo y frustración al compartir en el grupo, pudimos entender que en el dolor se puede encontrar razones para seguir luchando y adelante. Como dice la sabiduría popular “Un resbalón, no es caída”.

personas reunidas

El reunirnos y compartir como dominicas desde nuestras diferentes realidades y apoyarnos ha sido muy enriquecedor.

personas con frutos de la huerta

Mil gracias, hermanas por su apoyo para impulsar nuestra misión en favor de las personas necesitadas de nuestro entorno.

Agradecemos a Dios por la oportunidad de vivir en comunidad, y estos espacios para crecer como hijas de Dios, damos gracias por la ayuda económica que hizo posible este proyecto que ayudó en la mejora de la economía de nuestros hogares.

Agradecemos también a cada una de ustedes hermanas que han estado en la coordinación de CODALC, por la claridad en la opción por promover acciones de promoción y espacios de transformación apoyando a las mujeres para pequeños emprendimientos.

Nosotras continuamos con los grupos de mujeres y nos parece muy importante poder continuar generando espacios que fomenten el CUIDADO de la vida, y más ahora que la situación económica en Ecuador ha empeorado para la mayoría de las familias. Estamos convencidas que como dominicas PREDICAMOS con estas acciones concretas, haciendo posible que el Reino de Dios se visibilice, como semillas pequeñas en bien del cuidado de la casa común.

Hna. Mariana Oñate Bayas

(Dominica Misionera del Rosario)

Hna. Marcela Ibarra Pérez

(Dominica de la Inmaculada Concepción)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio